Fábulas de Esopo

El búho y el saltamontes

El búho siempre duerme durante el día. Luego, después de la puesta del sol, cuando la luz rosada se desvanece del cielo y las sombras se elevan lentamente a través del bosque, él sale agitado y parpadeando desde un viejo árbol hueco. Es entonces cuando su extraño ulular resuena a través del bosque silencioso, y comienza a buscar insectos y escarabajos, ranas y ratones de los que tanto le gustan para comer.

Ahora, había cierto viejo búho que se había vuelto muy malhumorado y difícil de complacer a medida que crecía, especialmente si algo perturbaba su sueño diario. Una cálida tarde de verano, mientras dormitaba en su madriguera dentro del viejo roble, un saltamontes cercano comenzó una canción alegre pero muy áspera. Asomó la cabeza del viejo búho por la abertura en el árbol, que le servía tanto de puerta como de ventana.

—Aléjate de aquí, bicho —le dijo al Saltamontes—. ¿Acaso no tienes modales? ¡Al menos deberías respetar mi edad y dejarme dormir tranquilo!

Pero el Saltamontes respondió que tenía tanto derecho a su lugar en el sol como el búho a su lugar en el viejo roble. Luego tocó una melodía más fuerte y aún más áspera.

El viejo y sabio Búho sabía muy bien que no sería bueno discutir con el Saltamontes, ni con nadie más. Además, sus ojos no eran lo suficientemente agudos de día como para permitirle castigarlo como se lo merecía. así que decidió dejar a un lado todas las palabras duras y le habló muy amablemente.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

—Bueno, amiguito —le dijo—, si debo permanecer despierto, me acomodaré para disfrutar de tu canto. Ahora que lo pienso, tengo un vino maravilloso aquí, que me enviaron desde el Olimpo, del cual me dicen que Apolo bebe antes de que le cante a los dioses superiores. Ven y prueba esta deliciosa bebida conmigo. Sé que te hará cantar como el mismo Apolo.

El tonto saltamontes fue cautivado al instante por las palabras halagadoras del Búho. Subió de un salto a su guarida, pero tan pronto como estuvo lo suficientemente cerca para que la vieja ave pudiera verlo claramente, esta se abalanzó sobre él y se lo comió.

Moraleja: La adulación no es una prueba de verdadera admiración, sino una trampa que se aprovecha de tu propia vanidad. No te dejes engañar por las palabras vacías, ni permitas que los halagos te hagan bajar la guardia contra un enemigo.

El búho y el saltamontes 1

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (3 votos, Calificación: 10,00 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Esopo

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar