Un asno que paseaba libremente como todos los días por un hermoso prado, de pronto pudo advertir a tiempo la presencia de un lobo en el mismo lugar. Con gran astucia decidió el asno aparentar una cojera, ya que el lobo estaba muy cerca de el. Al advertir esta actitud, el lobo acercándose sigilosamente para no espantar al asno le pregunto:

-¿No te asustes, pero puedes decirme porque estas cojeando?, me gustaría saber si puedo ayudarte. Y el asno que ya sabía que detrás de esa aparente amabilidad el lobo escondía sus verdaderas y malas intenciones, respondió así:

-Es que caminando por allí puse mi pie donde no debía y me lastime con una espina muy grande. Por eso creo que si vas a comerme, sera mejor que antes me ayudes a quitármela si es que no quieres lastimar tu garganta, ¿me ayudas?, le dijo el asno. Bueno pues no me queda más remedio, tengo que hacerlo por mi propio bienestar, respondió el lobo.

Pero cuando el lobo se dispuso a a sacar la supuesta espina, el asno levanto sus patas y aprovecho la oportunidad, con sus talones le golpeo con todas sus fuerzas en el hocico al lobo, huyendo así tan pronto como pudo y muy lejos.

El lobo sorprendido, muy adolorido y seriamente lastimado, se recupero, pensó y dijo a si mismo:

-Bien, claro que lo tengo merecido, pero quien me mando a meterme en el arte de la curación y todavía a mis presas, cuando mi padre lo único que me enseñó y aprendí muy bien es a ser un gran carnicero?

asno y el lobo ingenuo

 

Nunca debemos realizar actividades sin la preparación adecuada.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (6 votos, Calificación: 8,83 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Esopo

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog