Cuentos Clásicos para Niños

El acertijo

Había una vez un príncipe que tuvo el repentino deseo de viajar por el mundo. Como única compañía se llevó a su sirviente más fiel. Un día llegó a un gran bosque y al caer la noche no pudo encontrar refugio. Hasta que vio a una chica que caminaba hacia una pequeña casa, y cuando se acercó, vio que la muchacha era joven y hermosa.

—Querida niña —le dijo—, ¿podemos mi criado y yo pasar la noche en esta pequeña casa?

—Oh, sí —dijo ella con voz triste—, ciertamente pueden, pero no te aconsejo que lo hagan. No entres.

—¿Por qué no? —preguntó el príncipe.

La niña suspiró.

—Mi madrastra practica magia negra y no le gustan los extraños.

El príncipe se dio cuenta de que había ido a parar a la casa de una bruja, pero como estaba oscuro y no podía ir más allá, entró. De todos modos no tenía miedo.

La anciana estaba sentada en un sillón junto al fuego. Miró al extraño con sus ojos rojos.

—Buenas noches —gruñó ella, fingiendo ser amigable—. Siéntate y descansa.

Entonces sopló las brasas sobre las que estaba cocinando algo en una olla pequeña.

La chica les advirtió a los viajeros que fueran cautelosos, que no comieran ni bebieran nada, ya que la anciana preparaba bebidas envenenadas. Durmieron profundamente hasta la madrugada.

Mientras se preparaban para partir, y el príncipe ya había montado su caballo, la anciana le habló:

—Espera un momento. Déjame darte un trago de despedida.

Mientras lo preparaba, el príncipe se alejó y el criado, que había ido a recoger su silla, se encontró solo cuando la malvada bruja regresó con la bebida.

—Lleva esto a tu maestro —le dijo.

Pero en ese instante el cristal se rompió y el veneno se derramó sobre el caballo. Era tan fuerte que el animal cayó inmediatamente muerto. El criado corrió tras su amo y le contó lo que había sucedido. Sin embargo, no quería abandonar su silla de montar, por lo que se volvió hacia atrás para recuperarla. Cuando junto llegó al caballo muerto, un cuervo ya estaba sentado comiendo de él.

—¿Quién sabe si encontraremos algo mejor para comer hoy? —se dijo el criado. Así que mató al cuervo y se lo llevó.

Vagaron por el bosque todo el día, pero no pudieron hallar la salida. Al caer la noche llegaron a una posada y entraron. El criado le dio el cuervo al posadero para que lo preparase para la cena.

Para su mala suerte, la posada era una guarida de asesinos, y doce forajidos llegaron en la oscuridad, con la intención de matar a los extraños y robarles. Pero antes de hacerlo, se sentaron a cenar, y el posadero y la bruja se sentaron con ellos. Juntos comieron un plato de sopa en el que habían cocinado la carne negra. Apenas habían tragado algunos bocados cuando todos cayeron muertos, porque el cuervo les había pasado el veneno de la carne de caballo.

Ya no quedaba nadie en la casa sino la hija del posadero, quien tenía un buen corazón. Ella abrió todas las puertas para el príncipe y le mostró montones de tesoros. Sin embargo, el príncipe le dijo que ella debería quedarse con todo y siguió su camino.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Después de viajar durante largo tiempo, llegaron a un pueblo donde vivía una princesa hermosa pero muy soberbia. Días atrás había anunciado que se casaría con cualquier hombre que pudiera darle un enigma imposible de resolver. Sin embargo, si ella lo resolvía, al pretendiente le cortarían la cabeza. Tenía tres días para pensarlo, pero era tan inteligente que siempre terminaba resolviendo el enigma que le habían dado antes de la fecha límite. Cuando llegó el príncipe, nueve hombres ya habían muerto de esta manera. No obstante, él estaba cegado por su belleza y estaba dispuesto a arriesgar su vida por ella.

Así que fue ante la joven y le presentó su acertijo:

—¿Qué es esto? Uno no mató a ninguno, pero igual mató a doce.

Ella no sabía lo que era. Pensó y pensó, pero no pudo resolverlo. Abrió sus libros de acertijos, pero la respuesta no estaba allí.

Desesperada, le ordenó a su criada que se escabullera en la habitación del príncipe y escuchara sus sueños, pensando que tal vez hablaría dormido y revelaría el enigma. Sin embargo, el inteligente sirviente del príncipe se había colocado en la cama en lugar de su amo, y cuando la criada entró, le arrancó la túnica con la que ella se había cubierto y luego la echó del dormitorio.

La segunda noche, la princesa envió a su camarera con la esperanza de que escuchara mejor, pero de nuevo el criado la descubrió, le arrancó la túnica y la expulsó del cuarto.

La tercera noche, el príncipe creyó que estaría a salvo y se acostó en su propia cama. Esta vez vino a verlo la princesa en persona. Llevaba una túnica gris como la niebla. Cuando pensó que él estaba dormido y soñando, le habló, esperando que le respondiera mientras dormía, como muchos lo hacen. No obstante él, todavía estaba despierto y entendió y escuchó todo muy bien.

—Uno no mató a nadie. ¿Qué es eso?

—Un cuervo que comió de un caballo muerto y envenenado, y murió de él —respondió el príncipe.

—Pero aún así mató a doce. ¿Qué es eso?

—Esos son doce asesinos que se comieron el cuervo y murieron de él.

Al escuchar la respuesta del acertijo, la princesa se apresuró a escapar, pero él sostuvo su túnica tan rápido que tuvo que dejarla atrás.

A la mañana siguiente, la joven anunció que había adivinado el enigma, envió a buscar a los doce jueces del reino y lo resolvió ante ellos.

Pero el príncipe solicitó una audiencia y les confesó la verdad:

—Se escabulló en mi habitación durante la noche y me interrogó. De lo contrario, no lo habría adivinado.

—Tráenos la prueba —dijeron los jueces.

Entonces el sirviente del príncipe trajo las tres túnicas, y los jueces reconocieron la que solía llevar la princesa.

—Ten esta túnica bordada con oro y plata. Será tu túnica de boda.

El príncipe había ganado.

El acertijo 1

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (11 votos, Calificación: 9,09 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Hermanos Grimm

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar