Hubo una vez un hombre que estaba muy viejo y sin fuerzas. Este señor, tenía muchas dificultades para comer, beber, entre otras cosas. Pero un día a la hora de almorzar, todos en familia estaban reunidos, el hijo, la esposa y el nieto.

A la hora de comer no solo se le caía la sopa de la boca, también se le caía la cuchara y a veces rompía el plato, estaban tan enojados con el abuelo que su hijo se puso de acuerdo con su esposa y desde entonces, ya no comían con el abuelo. Lo pusieron en un rincón de la casa frente al comedor y le daban de comer en plato de madera. El abuelo comía como podía llorando cada día amargamente por lo que le hacían.

Pero una tarde el anciano dejo caer su plato haciéndose pedazos al caer. Paso un rato y el nieto empezó a juntar los pedazos de madera del plato roto. Cuando sus padres le preguntaron que hacía, el nieto respondió inocentemente:

-“Estoy juntando los pedazos del plato para cuando yo sea grande lo pueda arreglar y así les de de comer a ustedes cuando sean ancianos, así como hacen con el abuelo”.

Los padres sorprendidos se miraron entre ellos y en silencio derramaron lagrimas y comprendieron el mensaje negativo que le habían dado a su pequeño. Ellos recapacitaron y de allí en adelante sentaron en la mesa una vez mas al abuelo y empezaron a tratarlo como a ellos les gustaría ser tratados por su hijo. Le daban de comer con mucho amor y paciencia pues todos llegaremos a ser ancianos decían.

Lo mínimo que le debemos a los mayores es respeto, comprensión y mucho cariño.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (29 votos, Calificación: 9,34 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Hermanos Grimm

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog