El tokaebi malvado

Hace muchos años, en un país asiático llamado Corea, vivía un granjero con su esposa al que le encantaba cultivar arroz. Gran parte del grano lo vendían pero otra, se la quedaban y ella preparaba sabrosas comidas todos los días. Ellos agradecían infinitamente por las tierras que poseían, su casa y sobre todo, que estaban juntos y eran muy felices a pesar de vivir con humildad. Una noche, mientras los dos cenaban un delicioso plato de arroz con vegetales, escucharon un gran estruendo en el exterior. El granjero se asomó por la ventana y se quedó de piedra al ver (…) Leer el Cuento Infantil >>

Juan sin Miedo

Juan era el menor de los hijos de un humilde hombre que vivía en una tranquila comarca. Nunca en su vida había sentido temor hacia nada, ni a las historias de fantasmas, o los relámpagos o los monstruos. Es por eso que todos en el lugar lo conocían como Juan sin Miedo. Un día, él emprendió un viaje para descubrir si conseguía tener miedo, pues era una sensación que jamás había experimentado. Así fue que llegó a un reino magnífico, donde los soldados del rey habían colgado un edicto en la plaza principal: “Al hombre que sea capaz de pasar (…) Leer el Cuento Infantil >>

La pesadilla de Juanito

Esa noche, Juanito se fue a acostar como de costumbre apenas llegó la hora de dormir. Su madre entró a su habitación para darle las buenas noches, le dio un beso en la frente y lo arropó, deséandole que tuviera sueños bonitos. Él cerró los ojos y comenzó a soñar, trasladándose hasta ese lugar en el que todo era posible. Incluso las más temibles pesadillas. En su sueño, se vio rodeado por árboles gigantescos, en un bosque desconocido. Miles de ojos brillantes lo acechaban desde la oscuridad, gruñendo o dejando escuchar pasos descomunales, que a Juanito lo pusieron a temblar. (…) Leer el Cuento Infantil >>

Los trolls

Juanito era un niño muy desobediente, al que no le gustaba bañarse. Siempre que su mamá le preparaba la tina, él se ponía a berrear en el suelo y tenían que llevarlo a rastras al baño. Nunca obedecía a sus padres y todo el tiempo andaba haciendo travesuras. Sus papás ya estaban cansados de tener que lidiar con sus malas maneras. Un buen día, su abuelita fue de visita y le habló para contarle una cosa. —Mira, Juanito —le dijo—, es muy importante que te bañes y andes limpio todos los días. Si no lo haces, toda esa suciedad se acumulará (…) Leer el Cuento Infantil >>

Père Fouettard, el hombre navideño del saco

En un pueblecito de Francia, tres niños esperaban con mucha emoción la llegada de la Navidad. Ya no podían esperar el momento de abrir sus regalos. Lo que más les gustaba, era salir a la nieve a jugar con todos sus regalos, compartir y cantar villancicos. Todo era gran algarabía en aquella aldea, que destacaba entre las montañas por las tantas luces de colores que resplandecían sobre las casas. Papá Noel llegaría muy pronto. Pero al caer la noche, mientras estos pequeños se encontraban haciendo un muñeco de nieve a las afueras de su casa, un sonido familiar les heló (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 512345