La Bella y la Bestia (2da parte)

Anteriormente en nuestro cuento, un mercader fue sorprendido a mitad de su vieja por una noche de tormenta, quedándose a dormir dentro de un misterioso castillo. Cuando el padre de Bella se despertó, se dio cuenta de que alguien había dejado una taza de chocolate caliente recién hecho para él y ropas limpias para que pudiera cambiarse. Agradecido, se apresuró a vestirse y a tomar el desayuno para volver a casa. Cuando salió al jardín para buscar su caballo, se encontró con un magnífico jardín de flores y vio entre ellas una rosa blanquísima, tan fragante y hermosa, que enseguida (…) Leer el Cuento Infantil >>

La Bella y la Bestia (1ra parte)

Había una vez un comerciante muy acaudalado que tenía tres hermosas hijas. La más linda y delicada de todas era la menor, a la cual los aldeanos de su pueblo llamaban Bella, por su belleza y sencillez. Sus hermanas mayores, envidiosas de su aspecto y su bondad, siempre la trataban de tonta porque ella prefería quedarse en casa a leer y tocar música en el piano, en lugar de ir a fiestas como ellas para encontrar marido. Cuando la mala fortuna tocó a la puerta del mercader, este lo perdió todo y tuvo que mudarse con las muchachas a una (…) Leer el Cuento Infantil >>

Las hadas

Había una vez una viuda que tenía dos hijas. La mayor, era fea, perezosa y grosera, pero como era la que más se le parecía, la egoísta y mala mujer le tenía gran cariño, y le dejaba hacer lo que le viniera en gana. La menor en cambio, era hermosa por dentro y por fuera, muy dulce y compasiva; se parecía más al padre, lo que provocaba que su madre le tuviera mala voluntad, riñéndola y castigándola constantemente. Un día le ordenó que fuera a traer agua del pozo y la niña, obediente como siempre, acudió sin quejarse. Allí, se (…) Leer el Cuento Infantil >>

Los cisnes salvajes (4ta parte)

Durante el capítulo anterior de nuestro cuento, la pobre Elisa fue condenada a morir en el fuego, luego de que la madre del rey la acusara de ser una hechicera. Pero ella no podía defenderse, pues sabía que solo con su silencio podía salvar a sus hermanos. Ya estaba muy cerca de terminar las doce camisas y ellos, muy angustiados, volaban cerca de la torre en la que estaba encerrada, tratando de consolarla. La noche antes de la ejecución, Elisa se paso las horas tejiendo sin descanso, maltratando sus manitas al extremo y soportando el sueño y la angustia. No (…) Leer el Cuento Infantil >>

Los cisnes salvajes (3ra parte)

Durante el capítulo pasado de nuestro cuento, nos dimos cuenta de que Elisa acababa de ser descubierta por el rey de una ciudad cercana, quien se quedó muy sorprendido al verla tejiendo dentro de su cueva. Lo que más lo impactó fue la prodigiosa belleza de la princesa, quien al levantar la mirada y encontrarse con él, sintió temor. Era la primera vez que otro ser humano se acercaba hasta esa isla. —¿Quién eres? —le preguntó el rey, intentando convencerla de que no le haría daño. Pero cuando Elisa no pudo responderle, asumió que era una chica muda y decidió sacarla (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 1312345...10...Última »