Los cisnes salvajes (2da parte)

En el capítulo pasado de nuestro cuento, vimos como Elisa y sus hermanos convertidos en cisnes se iban a viajar volando para escapar de la maldad de su madrastra. Estuvieron en los aires varios días y por las noches, descendían para acampar al lado de alguna fogata; la princesa se alimentaba de bayas bebía gotas de rocío que su familia recogía en el camino. Finalmente llegaron hasta un lago muy bello, dentro del cual había una pequeña isla. Ahí se refugió Elisa, mientras los cisnes se dedicaban a navegar en las aguas. Esa misma noche, la niña tuvo un sueño (…) Leer el Cuento Infantil >>

Los cisnes salvajes (1ra parte)

En un reino muy lejano, vivía un rey que tenía numerosos hijos: doce príncipes muy apuestos y una princesita llamada Elisa, a la cual sus hermanos querían muchísimo. Todos eran muy felices compartiendo en el palacio. Pero ocurrió que un día, su padre se casó con una mujer perversa que enseguida quiso deshacerse de ellos. Lo primero que hizo para poner al rey en contra de los niños, fue levantarles falsos y decir que hacían todo tipo de travesuras y cosas malas, con lo cual la relación entre ambas partes se fue volviendo cada vez más fría. Hasta que un (…) Leer el Cuento Infantil >>

Al este del sol y al oeste de la luna (6ta parte)

En el capítulo anterior de nuestro cuento, nos dimos cuenta de que el príncipe había esperado despierto a que la misteriosa muchacha que lo había visitado antes, llegara una vez más. Esta vez, cuando la niña lo sacudió, él se levantó de inmediato y se alegró muchísimo de verla ahí. —Llegaste a tiempo para salvarme —le dijo—, mi boda con la princesa es mañana. Yo no siento ningún afecto por ella, únicamente te quiero a ti. Así que voy a someterla a una prueba que solamente tú serás capaz de cumplir y entonces seremos libres. Al día siguiente, cuando la chica (…) Leer el Cuento Infantil >>

Al este del sol y al oeste de la luna (5ta parte)

En el capítulo anterior de nuestro cuento, vimos que la amada del príncipe había logrado llegar por fin al palacio que se encontraba al este del sol y al oeste de la luna. Una vez que estuvo allí, se sentó debajo de una de las ventanas del castillo y se puso a jugar con la manzana de oro que le habían regalado. Fue ahí donde la vio la princesa con la que iban a casar al príncipe, una muchacha nariguda y fea como un troll, cuyo corazón era egoísta y mezquino. Se acercó a la ventana y le habló pues, (…) Leer el Cuento Infantil >>

Al este del sol y al oeste de la luna (4ta parte)

En el capítulo anterior de nuestra historia, vimos que la protagonista se encontraba con el Viento del Este, el cual le ofreció a llevarla con su hermano, el Viento del Oeste. —Yo nunca he escuchado hablar acerca del palacio que menciones, pero puede que él sí sepa algo —le dijo—, súbete sobre mi espalda e iremos a verlo enseguida. Y la muchacha se montó sobre el vendaval, que sopló por encima de hermosos campos hasta depositarla ante su hermano. Cuando la joven le contó que tenía que ir a un castillo que quedaba al este del Sol y al oeste de (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 1212345...10...Última »