Cuentos Clásicos para Niños

Blancanieves y los 7 Enanitos

Había una vez una joven princesa que vivía en un bonito castillo. Su nombre era Blancanieves y su madre la llamó así por lo bella que era. Pero cuando ella tenía dos años su madre se murió y ella se quedó muy pero muy triste porque ya no tenía mamá.

Su padre, viéndola tan desolada, pensó que debía darle a su hija otra madre y volvió a casarse. Pero la mujer con la que se casó, aunque siempre parecía buena y dulce con el rey y con Blancanieves, en realidad era muy mala y envidiaba la belleza de Blancanieves. Como además era una malvada bruja, cada día le preguntaba a un espejo encantado, que siempre le decía la verdad:

– ¿Quién es la más hermosa del reino?

A lo que el espejo contestaba:

– La más hermosa del reino es Blancanieves.

La irá y la envidia dominaban a la reina, por eso cuando el rey murió a los pocos años, la reina reveló su verdadero rostro de maldad y empezó a maltratar a Blancanieves. Incluso le hacía trabajar como la sirvienta del castillo.

Un día la reina llamó a su mejor cazador y le ordenó:

– Hoy vas a llevar a Blancanieves a lo más profundo del bosque. Cuando estés allí te acercarás a ella sigilosamente y entonces… ¡la matarás! – dijo con una diabólica sonrisa en su cara.

El cazador era un hombre frío y cruel por lo que sin pensarlo llevó a Blancanieves al bosque, con la excusa de ir a coger flores. Pero en el último momento, viendo la bondad y la belleza de la niña no fue capaz de hacerlo y la dejó escapar mientras le decía:

– Princesa, ¡huya al bosque y nunca más regrese al castillo o la reina la matará!

La joven Blancanieves salió corriendo y tras mucho andar, cuando estaba ya casi sin fuerzas, se encontró una casa en la que resultó que vivían unos curiosos enanos. Cada uno de ellos tenía un carácter muy diferente al de los demás: uno era muy gruñón, otro mudo, otro dormilón… y así. Eran 7 enanitos y Blancanieves se quedó con ellos y, mientras estos iban trabajar en las minas, ella limpiaba toda la casa y hacía la comida.

La princesa era casi feliz, pero no sabía que la reina se había enterado de lo que había pasado y había visto en su espejo dónde vivía Blancanieves.

Entonces, la malvada bruja fue a ver a la princesa disfrazada de anciana, con una cesta llena de manzanas rojas como una rosa. Cuando llegó a la casa de los enanitos engañó a Blancanieves para que mordiera una de ellas, que resultó que estaba envenenada. El hechizo la haría parecer muerta hasta que alguien le diese un beso de amor verdadero.

Los enanitos la encontraron más tarde y casi no podían creerse que la princesa hubiera muerto, por lo que construyeron una bella urna y la colocaron en un pedestal entre las flores. Un día un joven y apuesto príncipe llegó y se enamoró perdidamente de ella, por lo que no pudo evitar abrir la urna y besar a Blancanieves en los labios.

En ese momento la princesa despertó, para sorpresa y alegría de los enanitos. En seguida el príncipe le pidió a Blancanieves que se casase con él y ella aceptó. Se casaron y, tras derrotar a la malvada reina vivieron felices para siempre.

blancanieves y los siete enanos version corta

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (77 votos, resultado: 8,00 de 10)
Cargando…
Loading...

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog