Cuentos de Hadas

Al este del sol y al oeste de la luna (4ta parte)

En el capítulo anterior de nuestra historia, vimos que la protagonista se encontraba con el Viento del Este, el cual le ofreció a llevarla con su hermano, el Viento del Oeste.

—Yo nunca he escuchado hablar acerca del palacio que menciones, pero puede que él sí sepa algo —le dijo—, súbete sobre mi espalda e iremos a verlo enseguida.

Y la muchacha se montó sobre el vendaval, que sopló por encima de hermosos campos hasta depositarla ante su hermano. Cuando la joven le contó que tenía que ir a un castillo que quedaba al este del Sol y al oeste de la Luna, la respuesta del Viento del Oeste fue la misma.

—Jamás he visto un palacio como el que dices —dijo—, aunque a lo mejor nuestro hermano, el Viento del Sur, te puede ayudar. Él ha soplado mucho más lejos que nosotros dos. Anda, sube a mi espalda y voy a llevarte con él.

Y una vez más, la chica fue a espaldas del viento, que estuvo volando entre las grandes montañas y por preciosos lagos. Cuando llegaron a la casa del Viento del Sur, ella le contó que tenía que encontrar a su príncipe, antes de que lo casaran a la fuerza.

—No conozco el castillo que esta a este del Sol y al oeste de la Luna —afirmó él—, pero quien sí debe hacerlo es nuestro hermano, el Viento del Norte. Sujétate muy fuerte de mí, que vamos a verlo ahora mismo.

Y una vez más la muchacha se fue volando, esta vez en la espalda del Viento del Sur que recorrió miles de kilómetros por el desierto, hasta llegar las tierras frías. Allí, el Viento del Norte los recibió con su resoplido tan fuerte, que terminó llenándoles las cabezas de nieve y hielo.

—¿Qué es lo que quieren? —preguntó de mal humor.

—No te enfades tanto, que aquí la chiquilla necesita encontrar a su príncipe —dijo el Viento del Sur—. Está en un palacio que se encuentra el este del Sol y al oeste de la Luna. ¿Tú sabes dónde está?

—Pues claro, una vez soplé hasta allí. Pero me sentí tan exhausto que no volví a volar en días —dijo el Viento del Norte—. No obstante, si no tienes miedo, puedo llevarte en mis espaldas —añadió, mirando a la jovencita.

Como ella le dijera que sí, el Viento del Norte le dijo que se acostará temprano, pues al día siguiente saldrían al palacio apenas saliera el sol. Y dicho y hecho, cuando amaneció ella se subió en su lomo y el vendaval sopló con todas sus fuerzas, yendo hasta el fin del mundo y azotando pueblos y bosques, haciendo naufragar barcos en el océano y recorriendo miles y miles de kilómetros.

Y cuando al fin, fatigado, llegó a un claro muy hermoso. Allí, la niña vio por fin el palacio que se levantaba al este del Sol y al oeste de la Luna.

Si quieres saber como termina este cuento infantil, no te olvides de regresar a leer el siguiente capítulo.

CONTINUARÁ…

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (1 votos, Calificación: 8,00 de 10)
Cargando…
Valores

Acerca del autor

Erika GC

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog