Una liebre muy perseverante

Una liebre se había mudado recientemente a un bosque. Las liebres de allí, jugaban siempre por el bosque y la invitaron a jugar también. Lamentablemente, una mañana tres de ellas cayeron en una trampa. Las amigas que quedaron fuera decían: “Qué mala suerte amigas. Está muy hondo ese hueco. Es imposible que salgan de allí.” Pero tenían esperanzas las tres, ya que saltaban muy alto. Lamentablemente dos de las liebres escuchaban con mucha atención los comentarios negativos de sus demás compañeras.

Fatigadas y sin aliento, se rindieron y fallecieron. Pero la que quedaba saltaba con tanto esfuerzo que parecía no escuchar nada de lo que decían las liebres desde arriba. De tanto saltar, salió del hueco y quedó desmayada por el cansancio. Cuando se recuperó conversaron entre ellas y se dieron cuenta de que la liebre no escuchaba bien. Por eso es que sin entender lo que realmente le decían, pudo salvarse.

liebre feliz

A veces es mejor no escuchar los comentarios negativos de los demás. Es la motivación que llevamos dentro la que nos impulsa a esforzarnos para avanzar en la vida.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (4 votos, resultado: 9,25 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (2) ¿Quieres dejar un comentario?