Una gran lección para muchos niños

Daniel era un niño, que desde los 4 años de edad mostraba una inclinación natural al estudio y la responsabilidad. Le gustaba levantarse muy temprano para ir al colegio con sus hermanos mayores. En clases, Daniel era uno de los primeros alumnos en levantar la mano cuando su profesora hacía preguntas, lo que provocaba algunos celos de sus compañeros que no se esforzaban por estudiar más. Una mañana la profesora Laura notó que Daniel no salía a jugar como los demás niños a la hora de recreo y eso le pareció raro. La profesora Laura dijo: Daniel, todos los niños salen a jugar y nadie debe quedarse en el salón de clases, es importante cambiar de actividades para que puedan rendir más en los estudios en las siguientes horas.

Casi renegando dijo el pequeño estudioso: “Está bien profesora”. Al salir se quedó en un rincón mirando a los niños como jugaban unos a hacer carreras y otros jugando con la pelota. Nada le llamaba la atención. “¿Qué te sucede niño?, ¿no te gusta jugar?”, dijo la directora que pasaba por allí y que era su vecina también. “No sé”, dijo Daniel, sólo quiero estudiar. Por la tarde la directora del colegio antes de ir a su casa habló con la mamá del niño y le contó lo sucedido. Esa noche antes de dormir, la mamá se enteró que su hijo no jugaba con sus compañeros porque ellos no lo dejaban estar en el grupo; lo ignoraban y maltrataban solo por ser muy aplicado.

“Con razón”, dijo la directora cuando la mamá de Daniel se lo contó. Al día siguiente, la profesora que estaba enterada de todo, hizo una reunión en el salón de clases y les contó una historia que provocó una gran reflexión en todos los niños. Al final, la profesora Laura dijo: “Y recuerden, no debemos hacerle a nadie, lo que no queremos que nos hagan a nosotros“. Entonces estas últimas palabras de la profesora hizo que los niños empezaran a sentirse mal porque habían tratado a Daniel de una forma en la que no les gustaría a ellos ser tratados. Por eso desde ese día tratan muy bien a Daniel, como a ellos les gustaría ser tratados.

Debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos traten a nosotros. Los niños pueden muy crueles sin saberlo pues ellos lo pueden ver como un juego. Es responsabilidad de los padres y profesores, hacerles entender de manera correcta (con un cuento por ejemplo) sobre lo que está bien y lo que está mal.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (11 votos, resultado: 9,27 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (4) ¿Quieres dejar un comentario?