Lucy y los tres deseos

En un país lejano, vivía una niña llamada Lucy. Ella solía jugar en el bosque. Un día encontró entre unos árboles muy frondosos, un libro viejo y grande debajo de un árbol. Cuando tuvo entre sus manos el libro, empezó a limpiar el polvo y al leer la tapa del libro decía: “El libro de los deseos“. Cuando Lucy abrió el libro, el ambiente donde esta, se llenó de un aroma exquisito. En la primera página del libro habían dibujos de globos de colores que a cualquier niño le gustaría tener. Volteaba las hojas y una de ellas tenía unas flores tan bellas que Lucy no conocía. La siguiente hoja tenía dibujos de piedras preciosas.

Lucy maravillada pegó un grito y dijo: “¡Yo quiero esa piedra!” Y apareció una hermosa y brillante pepita de oro. Ella se emocionó porque recordó que su abuelita tenía una que guardaba como si fuera un tesoro, y sí que lo era. En la siguiente hoja estaba el rostro de una joven muy bonita. Cuando Lucy dijo: “¿quien será tan linda chica?”, apareció una hermosa joven. Muy agradecida ella le dijo: “Soy un hada, que estuvo encerrada en el libro por la maldición de una bruja y por haberme liberado tienes derecho a pedir 3 deseos“.

La niña emocionada y de buen corazón pidió un lugar muy grande y hermoso donde vivan los niños que no tienen hogar. El hada hizo que aparezca un gran palacio, con juegos, muchas habitaciones y toda la comida que ningún niño pudo imaginar. Luego la niña pidió salud para sus padres que eran viejos y estaban enfermos. Entonces el hada hizo que los padres de la niña gozaran de mucha salud y puedan vivir muchos años más. Pero cuando la niña estuvo a punto de pedir su tercer deseo, el hada la detuvo y le dijo: “Acabo de recordar que tuviste un primer deseo, ¿lo recuerdas?. Lo primero que tuviste fue la pepita de oro“. “¡Oh sí! es verdad”, respondió triste la niña.”

¿Pero qué te pasa?, ¿No estás feliz?” le dijo el hada. Si deseas puedes cambiar la pepita por otro deseo pero tendrás que darme la pepita antes. “¡Está bien!”, dijo Lucy. “Te lo devuelvo por que sé que a cambio de lo que te pediré tendré mucho más que solo riquezas. Quiero que por favor me hagas una niña muy buena, sana y muy inteligente para que cuando sea grande pueda cuidar de mi familia y hacer muchas cosas por los demás“. El hada sorprendida por el pedido de esta niña le dijo: “Muy bien Lucy. Porque no pediste cosas materiales y no pensaste solo en ti, te daré lo que me pides,  y por ser una niña tan noble y buena te cuidaré siempre y te quedarás con la pepita de oro”.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (12 votos, resultado: 8,25 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (13) ¿Quieres dejar un comentario?

  1. es un cuento muy tierno y tiene un lindo mensaje, es verdad que lo mas importante es tener salud, ser inteligente y saber como manejar esa inteligencia, sin olvidar que la familia es la base para las fuerzas que se necesitan para afrontar la vida.

    Respóndele

    ó Reportalo si es insultante