Las avispas, las perdices y el agricultor

Era verano y esa mañana era un día de intenso calor en el campo. Un agricultor tomando las precauciones del caso consigo mismo y sus animales, había provisto para ellos mucha agua para que no desfallecieran ninguno a causa de la ola de calor. Se preocupaba mucho por ellos y de manera especial de sus bueyes ya que hacían el trabajo pesado.

Pasaban las horas y aparecieron una avispas y perdices, se acercaron al agricultor a rogarle por agua pues estaban muy sedientas y desfallecían, ya no podían más y en su desesperación hasta empezaron a hacer promesas antes de obtener el tan ansiado líquido.

Ellas le decían que le reembolsarían grandemente el favor. Las perdices prometían cavar alrededor de las vides de tal manera que harían que produzcan las mejores uvas de la zona. Las avispas prometían que estarían vigilando todo el tiempo para ningún extraño o ladrón se acerca a robarle al agricultor. Pero el agricultor, que ya estaba impacientándose las interrumpió y les dijo:

-Ya basta de tanta palabrería, para que las necesito si tengo unos bueyes que nunca molestan ni hacen promesas para hacer ellos solos todo eso y mucho más. Me conviene más darles el agua a ellos y mantenerlos que a ustedes, ellos me son más útiles así que márchense.

 

avispa muerta de sed

Si tienes necesidad de pedir un favor, pídelo humilde y directamente sin promesas a cambio. Luego de recibirlo, si te lo dan, entonces como agradecimiento ofrece alguno de tus servicios por si desean aceptarlo.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (5 votos, resultado: 7,40 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Esopo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)