La tortuga que quería ser rápida



Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento:

En una playa lejana, habían muchas tortuguitas que veraneaban alegremente. Mariana era una tortuga pequeña que nunca se separaba de su mamá pero a medida que fue creciendo se alejaba más de ella. Ella quería ser veloz porque vio que sus hermanas mayores eran demasiado lentas y pensó que ella no quería ser así. Pensó que tal vez con una moto avanzaría más rápido y así llegaría antes que las demás a las playas. Mariana fué donde su mamá y le pidió que le comprara una moto, pero ella se enojó y le dijo: “No hijita, las motos no están hechas para nosotras y puedes sufrir un accidente; no quiero que te suceda nada malo. Además como somos lentas, estamos más seguras cuando caminamos, ¿no te parece?”.

Pero Mariana no hizo caso a su mamá y salió dispuesta a utilizar la primera moto que encontrara para irse a pasear por otras playas y cuando por fin encontró una, se subió a ella y se preparó para lo que sería su primera gran aventura de toda su vida de tortuguita. La tortuguita salió con tal velocidad que tuvo un accidente. Asustada, Mariana regresó a casa y dijo a su mamá: “Tenías razón mamá, no vuelvo a desobedecerte nunca más. Ya me di cuenta que las motos no son para nosotras las tortugas. Aprenderé a aceptarme como soy”.

Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento:



Tortuguita mujer

Debemos aceptarnos como somos y debemos valorar lo bueno que tenemos así como la tortuguita aprendió a que por ser lenta, está más segura.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (1 votos, resultado: 7,00 de 10)
Loading...Loading...

Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento: