La Roca y el Mar



Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento:

Caminaban una mañana por la playa solitaria un anciano y un joven cabizbajo.

–Tu rostro refleja una gran tristeza. ¿Qué te sucede?

Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento:



–Nada me sale bien, los planes que he hecho no resuelven mi situación económica; no soy más que un fracasado, y para colmo de males, ayer mi novia me abandonó.

–Es importante que aprendas a mantenerte firme y sepas enfrentar serenamente las dificultades de la vida.

–Siempre lo he hecho, pero esta es demasiado grande y estoy cansado de luchar en vano durante tanto tiempo.

–Ven, vamos a sentarnos debajo de aquel árbol. Deseo que reflexiones sobre una pequeña historia que voy a narrarte, procura escucharla atentamente para que no la olvides –le dijo el anciano y ambos se encaminaron hacia el lugar señalado.

– ¿Cuál es la historia?

–Hace incontables años se erguía una roca inmensa a orillas del mar. Un día su mirada arrogante se posó en el agua y dijo con voz poderosa y despectiva: “Yo he sido creada para reinar y tú, mar, para acariciar mis plantas servilmente.” Sonrió el mar y continuó acariciando a la roca día y noche con una constancia milenaria. Reía la roca complacida y segura de su extraordinario poder, con tal
arrogancia, que el viento, incapaz de contemplar indiferente aquella escena, se indignaba a veces y soplaba con furia incontrolable sobre el mar lanzando sus aguas contra el peñasco, pero a los pocos días se retiraba hastiado y cansado al ver que la roca continuaba riendo en medio de la tempestad. No hacía más que alejarse el viento y de inmediato el mar continuaba acariciando a la roca suavemente. Así se mantuvo sin frustrarse ni un segundo durante incontables años, con una voluntad que no disminuían el tiempo, la risa burlona y los insultos de la roca.

–Este es el mar de nuestra historia –concluyó el anciano.

– ¿Y qué fue de la roca? –preguntó el joven.

Cuento de la roca y el

–Mira –dijo el viejo tomando en su mano un puñado de arena— , en esto la convirtió la perseverancia del mar.

La constancia del mar que logró que con el tiempo pueda vencer a la roca, nos enseña que debemos tener una actitud perseverante para cualquier actividad que nos propongamos en la vida.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (5 votos, resultado: 7,80 de 10)
Loading...Loading...

Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento: