La paloma sedienta

Una tarde de intenso calor, una paloma viajera agotada de tanto volar desde muy lejos, se encontró con una linda imagen de un río de aguas azules y muy cristalinas. Al ver aquel lugar dijo: “Al fin podre darme un gran chapuzón para refrescarme, es más, beberé tanta agua como pueda para continuar mi viaje tranquila y feliz”.

No lo pensó mas y la paloma voló directo a toda velocidad a lo que creía era una hermosa y atractiva laguna. Al llegar se estrelló dolorosamente partiéndose las alas sin poder levantarse lamentablemente. Sorprendidos todos los que la vieron caer se estremecieron al ver sus alas quebradas mirándola con gran compasión. Solo una persona se animo a levantar la paloma, quien poco a poco se perdía en el horizonte mientras la llevaba.

Como era un desconocido el hombre nadie pregunto a donde la llevaba y hasta el día de hoy no se sabe nada de la desafortunada paloma. Esperamos que esta persona haya podido ayudarla en su recuperación como toda persona de buen corazón lo hubiera hecho si es que aun tenía esa posibilidad.

paloma1

“Muchas veces nos dejamos llevar  por el entusiasmo y no vemos la realidad, debemos de tener cuidado y ser prudentes”.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (10 votos, resultado: 8,50 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Esopo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comment (1) ¿Quieres dejar un comentario?