La osa Primorosa

La osa Primorosa

Autor: Paty Cuentacuentos







Cuento dedicado a mi nieta.

Había una vez una familia de ositos que vivía en un pueblecito, la más pequeña de sus hijas se llamaba Primorosa, iba a cumplir 8 añitos y deseaba tener la fiesta más linda del pueblo y el traje más hermoso que una osita haya tenido. Además de primorosa ella era muy coqueta y vanidosa. Soñaba con una falda rosa y unas sandalias de ballerina del mismo color, que había visto en una tienda del mall.

Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que estés enterado cuando publiquemos otro cuento:





Su hermanita mayor, al saber esto, le contó a sus padres el deseo de Primorosa. Ellos se miraron con preocupación porque no tenían el dinero para cumplir con el deseo de su osita. Mamá osa se quedó pensativa tratando de hallar una solución. La hermana mayor comprendió la situación y decidió hablar con Primorosa.

Hermanita mayor: ¿qué te parece si te hago una linda falda con unos papeles de color rosa muy lindos que tengo guardados en mi armario?
Primorosa: ¡ay no! Te quedará fea, la que quiero es tan linda.
Hermanita mayor: Y qué te parece si en lugar de esas ballerinas rosadas te hago unas sandalias tejidas con un hilo rosa pálido que tengo en mis cajones?
Primorosa: Nooo, mis piecitos no lucirán iguales, ¡se ven tan elegantes!
Hermanita mayor: Hagamos la prueba y me cuentas si te gusta.
Primorosa: No pierdas tu tiempo porque yo quiero la falda y las ballerinas del almacén.

Comenzó Primorosa a bailar por toda la casa, ensayando para lo que sería la fiesta que tanto deseaba, se veia con su faldita al aire, y moviendo sus piecitos en color rosa, daba y daba vueltas cuando escuchó a mamá decir a papá: ¿que haremos para que Primorosa desista de esa fiesta y de ese traje? Si no tienes trabajo, no podemos gastar nuestros ahorros en una fiesta. Cuánta pena siento de no poder complacerla. Papá oso cerró sus ojitos y se quedó en silencio, meditando.

Primorosa se detuvo, su corazón latía fuertemente, no podía creer lo que estaba escuchando; con sus ojitos llenos de lágrimas se fue a su alcoba y buscando a su hermanita le dio un fuerte abrazo a la vez que le dijo: hermanita, hermanita quiero que me hagas ese traje que me ofreciste, creo que será único porque será diferente, y además hecho por tus manos. He cambiado de idea y solo quiero una fiesta con mi familia y colocarme el traje que tu me harás.

La hermanita se sorprendió de lo que Primorosa decía, pero se puso a trabajar de inmediato en su ropa de fiesta. Llegado el día del cumpleaños de Primorosa, ella se colocó su traje y sandalias hechas por su hermanita mayor y mirándose al espejo vio que lucía muy bien. Corrió donde sus padres y abrazándoles les dijo, ¡soy tan feliz! porque tengo una familia linda. Sus padres se alegraron mucho de ver el cambio de Primorosa, que siempre era muy vanidosa, y ahora se conformaba con poco. La tomaron de la mano y fueron a la mesa a compartir el pastel y las gaseosas con su otra hija.

Primorosa, aprendió la lección, primero preguntaba a sus padres si podían comprarle alguna cosa, sin exigir que lo hicieran.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/10 (4 votes cast)
La osa Primorosa, 4.0 out of 10 based on 4 ratings

Comparte:





2 Comentarios

  1. miriam arteaga
    hola gatita soy miriam arteaga, muy bonito su cuento y muy tierno la felicito y muchas bendiciones saludos
    Deja un comentario 19/10 at 21:12
  2. BETSY
    tiene buen consejo y me parece muy veridico, no cae mucho en la fantasia y los milagros(pero si creo en los milagros)
    Deja un comentario 24/10 at 17:15

Deja un comentario

  • Comentarios de los Padres, Maestros y Niños