La niña de los fósforos

Era una tarde muy fría y de invierno y estaba nevando. Estaba finalizando el mes y era el último día de Diciembre. Una niña hermosa de ojos grandes y azules como el cielo, cruzando las calles perdió su calzado, tampoco tenía como cubrirse la cabeza y estaba bañada por la lluvia.

La niña caminaba descalza sobre el suelo helado y se le veían los pies morados de tanto frío que hacía. La niña llevaba entre sus ropas y en la mano cajas de fósforos que intento vender, pero justo aquel día nadie le compro ni siquiera una caja de fósforos. Solo deseaba llegar a casa a comer algo, lo que sea y dormir un poco, para empezar otra vez, al día siguiente, se sentía demasiado helada y muy débil. La niña no podía regresar a casa sin dinero porque su padre la castigaría como siempre. Por eso la niña prefirió quedarse en una esquina, entre dos casas, en un rincón intentando protegerse del frío aunque era imposible.

Al rato recuerda que tiene fósforos y empieza intentando prender uno, necesitaba algo de calor, cuando al fin se prendió apenas pudo calentarse un poco hasta que . . .nuevamente se siente helada. Después de varios intentos ella prende un fósforo y siente que se le ilumina el cielo, de pronto logra ver como una estrella entre todas las del cielo empieza a caer y piensa que alguien va a morir, eso le decía su abuela antes de ir al cielo. Esa sería una señal, vuelve a encender otro y al iluminarse el cielo ve a su abuela, y le ruega que la lleve antes que se apague el fósforo diciendo:

-Abuelita, no te vayas te ruego que me lleves por favor!! no me dejes sola quiero estar contigo, responderme antes que se apague el fósforo, se que ya no te voy a ver. La abuela se veía hermosa y muy alta, siempre sonriente se acerca a su nieta, la toma entre sus brazos y emprenden juntas el viaje más hermoso nunca antes visto hacia la eternidad.

Al día siguiente, encontraron a la niña en aquel rincón entre las dos casas, como tratando de abrigarse, abrazándose a sí misma, la cabeza apoyada en la pared y con una gran sonrisa, sus mejillas rosadas y . . . sin vida.

la-nina-de-los-fosforos

 

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (14 votos, resultado: 8,29 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)