La fuente de la alegría

Este cuento comienza con nuestro protagonista Vulgor. Vulgor era una persona muy triste y con un carácter muy malo y siempre estaba pensando en hacer maldades a los demás, molestaba a todo el mundo que pasaba por su lado y con el tiempo, se convirtió en una de las personas más odiadas por todas las personas del lugar.

fuente de la alegria

Un día, Vulgor iba por la calle, como de costumbre gruñendo y hablando mal de todo el mundo, cuando sin querer se cayó entre os trozos de tierra, en una grieta que se había creado a mitad el camino. Durante muchas horas Vulgor se quedó encerrado en el hueco en el cual se había caído sin poder salir y después de varias horas en ese lugar, su humor comenzó a cambiar. De repente Vulgor comenzó a sentirse muy feliz y animado y todos sus miedos o resentimientos hacia otras personas desaparecieron.

Lo que pasaba es que el lugar en el cual se había caído Vulgor, era un lugar muy famoso por ser la fuente de la felicidad y su cuerpo se estaba llenando de ella.

Cuando por fin Vulgor pudo salir del hueco en el que había caído, se había sentido tan bien y tan lleno de vida, que decidió llevarse un poco entro en una botella para poder disfrutar de la felicidad siempre que tuviese un poco de tiempo o estuviese deprimido y con el tiempo, Vulgor se convirtió en una de las personas más alegres de la zona e incluso animaba a su amigos con chistes, porque sí, ahora Vulgor tenía amigos.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo y Vulgor era más y más feliz, quiso también que todas las personas que estaban a su alrededor lo fueran, por lo que comenzó a repartir un poco del secreto de su felicidad entre las personas que estaban cerca de él, sin embargo, a medida que pasaban los días, más personas querían estar a su lado y probar de su felicidad, por lo que con el tiempo, en casa de Vulgor, se comenzaron a formar larga colas de personas que esperaban visitarlo.

En la zona en la que estaba la cueva de la felicidad, los dioses que vivían en ella comenzaron a estar muy satisfechos y complacidos, ya que reforzaron una vez más lo que ya sabían “dónde hay alegría ya amor, hasta la persona más gruñona puede ser feliz”.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (59 votos, resultado: 6,73 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)