La cajita musical

Era fin de semana, estábamos de paseo en una playa del sur y la gente armaba las carpas, otros sacaban los maletines y los clásicos víveres que todos llevan cuando te vas de campamento. Al atardecer, hacía frío y el cálido sol parecía esconderse de nosotros. Empezamos a preparar las fogatas mientras algunos organizaban juegos y cantos para pasar un momento agradable. Nunca olvidaré los fuegos artificiales a la medianoche, los abrazos y la alegría de todos, sus buenos deseos.

Era niña, pero recuerdo que mi madre me decía: “Empieza un nuevo año, esperamos que este sea mejor. Claro que será el mejor”. Mi madre era muy entusiasta; mi padre no tanto. Esa noche, recibí un fuerte abrazo y un regalo especial, una caja musical. Al abrir la tapa, una bailarina giraba sin parar y una melodía clásica no dejaba de sonar. Han pasado los años y aún la conservo.

cajita de musica con bailarina

Me traen recuerdos que nunca podré olvidar, porque ese día mi madre me lo quiso regalar. Sonrío cada vez que mi padre y yo vemos la cajita musical, recordando a mi madre que ahora ya no está.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (7 votos, resultado: 8,57 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (9) ¿Quieres dejar un comentario?