Hansel y Gretel

cuento de hansel y gretel

Erase una vez unos hermanos gemelos llamados Hansel y Gretel, que vivían en una pequeña aldea muy pobre al borde de un bosque. Su familia era la más pobre de todas, tanto que su padre se pasaba los días enteros fuera en el bosque buscando leña para vender en los pueblos cercanos y casi nunca le veían. Por eso Hansel y Gretel siempre querían ir con él al bosque, pero él les repetía: “No podéis venir conmigo, el bosque es muy peligroso”.

Pero aún no hemos hablado de la madre de Hansel y Gretel, que era una mujer malvada que no quería bien a sus dos hijos y solo miraba por el dinero. Tanto es así que un día convenció a su marido, que sí quería a los niños, que les dejase abandonados en el bosque. La malvada bruja que vivía allí le había prometido unas monedas de oro a cambio de los jóvenes gemelos.

Aunque el padre de Hansel y Gretel los quería mucho, le resultaba imposible ir en contra de su esposa, por lo que un día se llevo a Hansel y Gretel al bosque, los cuales estaban muy contentos hasta que de repente se vieron solos en el bosque. Su padre les dijo: “Esperad aquí un momento y volveré en seguida”, pero nunca volvió.

Los niños caminaron y caminaron hasta que de repente vieron a lo lejos una casita. Cuando se acercaron más pudieron ver que estaba toda hecha de chocolate, caramelos, bizcochos y otros dulces. Por supuesto Hansel y Gretel no pudieron resistirse y comenzaron a comer.

La anciana bruja vio que su momento había llegado y salió de la casa para invitar a los niños a tomar cuantos dulces quisieran. Hansel y Gretel aceptaron gustosos pero, al cerrarse la puerta, la anciana mostró su verdadera cara. A Hansel lo encerró en una jaula, donde lo cebaba cada día hasta que se pusiese gordo para poder comérselo. A Gretel la tenía mientras como criada presa con una cadena en su pequeño tobillo.

Un día, cuando la bruja pensó que Hansel ya estaba listo para comérselo, ordenó a Gretel que fuera a ver si el horno estaba suficientemente caliente. Pero Gretel tenía un plan. Le preguntó a la bruja:

– Pero, ¿cómo se hace eso? – haciéndose la tonta.

A lo que la bruja contestó:

– Se hace así, ¡tonta!.

En ese momento la bruja metió la cabeza en el horno y Gretel la empujó dentro. Cerró el horno y mientras oía los gritos de la bruja al hornearse liberó a Hansel y ambos salieron de la casa, no sin antes coger mucho oro, piedras preciosas y dulces que había en casa de la bruja.

Al salir se encontraron con su padre, que les estaba buscando desde hacía semanas y que mientras les estrechaba fuerte les prometió que nunca les abandonaría.

Niños nunca se acerquen a personas o lugares extraños, así les provoque un dulce u otras cosas, mejor sean prudentes y no hablen con desconocidos.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (200 votos, resultado: 8,44 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (7) ¿Quieres dejar un comentario?