El gigante Goliat y el pequeño David



Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento:

Goliat era filisteo gigante que por mucho tiempo se la pasaba burlándose de los israelitas. Un día, a gritos y muy desafiante les dijo: “Deben escoger a alguien que se atreva a pelear conmigo. Si me gana, nosotros les serviremos a ustedes. Pero si yo gano, serán ustedes quienes nos sirvan a nosotros”.

David que confiaba en Dios, preguntó a los soldados cuál era la recompensa para el que gane la batalla. Los soldados dijeron: “El rey Saúl entregará riquezas al vencedor y a su hija como esposa”. Los soldados fueron a contarle al rey Saúl que David quería pelear contra el gigante Goliat, pero el rey dijo a David: “Goliat es un soldado y además es un gigante. ¿Cómo le vas a ganar siendo tan pequeño y sin experiencia? “Yo maté un oso y un león; con Goliat será igual que con ellos. Dios me ayudará a vencer”, afirmó David. A lo que el rey dijo: “Entonces ve y que Jehová te acompañe”. David se fue al río a buscar unas piedras muy lisas y las guardó en su bolso. Se alistó para enfrentar al gigante. Cuando Goliat vio a David, pensó que con seguridad lo vencería. Lo vio tan pequeño, que no lo vio como rival.

Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento:



Goliat amenazó a David con dar su cuerpo como alimento de los animales una vez que fuera vencido. Pero David respondió: “Vienes a mí con espada, lanza y escudo; pero yo iré contra tí en el nombre de Dios y Él será quien te entregue en mis manos. Yo te venceré”. David sacó una piedra y al ponerla en su honda, la agitó fuertemente dándole algunas vueltas y luego la lanzó hacia la frente del gigante Goliat. La piedra entró en la frente de Goliat y este cayó vencido. Al ver esto los filisteos huyeron del lugar y fueron perseguidos por los israelitas hasta que los vencieron y tomaron prisioneros.

david y el gigante goliat

Con la ayuda de Dios lo imposible se hace posible.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (6 votos, resultado: 3,50 de 10)
Loading...Loading...

Recuerda que tú también puedes enviar tu cuento AQUÍ para que sea publicado gratis. Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que sepas cuando publiquemos otro cuento: