El Regalo de la Amistad

Susi y su familia se mudan a otra ciudad. Susi tiene miedo; deberá ir a otro colegio.

¡Susi! Ya es hora de irnos. Recoge tus cosas que  el camión llegó-le dijo su mamá-.

Susi está triste. Su familia se muda a otra ciudad. Ya no verá a sus amigos y tendrá que cambiar de colegio.

-No quiero que nos mudemos mami.
-Ya lo hablamos querida. Te encantará la nueva casa.

Era un día lluvioso, el cielo estaba gris. Biuting, el perro de Susi no le gusta salir de la casa cuando está lloviendo. Dos horas más tarde, llegaron a su nuevo hogar. Era la primera vez que Susi  veía la nueva casa.

-“Llegamos”! Se exclamó con entusiasmo el padre de Susi. “Qué les parece?”.

-“No me va a gustar vivir aquí” dijo Susi.

-“No puedes decir que no te gusta algo antes de haberlo probado. Entremos”, dijo su madre con cariño.
Con la ayuda de los 2 hombres que se encontraban en el camión de la mudanza, la familia Díaz desmontó sus pertenencias. Con tristeza, Susi observaba como cargaban las cajas y las llevaban dentro de la casa. Susi y su familia habían vivido muchos años en el mismo vecindario. Tenían muchos amigos. Con quien pasearía a Biuting y con quien jugaría en el colegio, se preguntaba Susi? Ir a otro colegio donde no conocía a nadie le daba mucho miedo.

-Por qué teníamos que mudarnos mamá?

-Susi, ya lo hablamos. No es el momento ahora. Ya te explicamos que por el trabajo de tu papi, era más conveniente vivir aquí. Empieza a abrir las cajas que pusimos en tu habitación y la de tu hermano.

-“No quiero ir a otro colegio. No tendré amigos” contestó Susi y se fue  a su nueva habitación a abrir las cajas como le pidió su madre. Al ver fotos de sus amigos en un porta retrato, Susi empezó a llorar. Ya extrañaba a sus amigos y antigua casa. Su perro Biuting, se acercó a ella.

-Aquí estas mi Biuting. Dónde estabas? Te gusta la nueva casa?

Biuting la miraba con ojos amorosos.

-Pues a mí no. Al menos te tengo a ti. Eres mi mejor amigo. Ya abrí todas las cajas. Quieres dar una vuelta?

-Mamá! Puedo ir a pasear a Biuting?

[adsensecenter]

-No vayas lejos. Todavía no conoces los alrededores.

Susi sabía que debía de ser comprensiva y cooperar con sus padres. Para ellos también esa mudanza era un gran cambio. Sobre todo para su mamá que había tenido que dejar su trabajo y tendría que buscar otro. Justo en el momento en que Susi colocaba una cadena en el cuello de Biuting para sacarlo a pesear tocaron la puerta. Su padre abrió. Curiosa, Susi se acercó. Alcanzó a ver a una señora y a una niña.

-Buenas tardes. Mi nombre es Nicole. Le presento a mi hija Sandra. Vivimos a dos casas de usted. Si necesita cualquier cosa estamos a la orden.

-Mucho gusto. Mi nombre es José. Gracias. Pase por favor. Disculpe el desorden, apenas nos estamos mudando.

-No, no se preocupe. Solo vinimos a saludarlos, sabemos que están ocupados. Pasaremos en otro momento.

-Permítame presentarle a mi esposa y a mis hijos.

-Lisa, Susi, Alex! Vengan a conocer a una de nuestras vecinas.

Susi, a pesar de su timidez, se acercó. Nunca había visto a una niña con pecas.

-“Hola, soy Sandra” dijo la niña con pecas.

-Y yo Susi.

-Es tu perrito?

-Sí, se llama Biuting.

-Lo puedo tocar?

-Si claro. Quieres ir a pasearlo conmigo?

Y juntas se fueron a pasear a Biuting. Susi olvidó de inmediato su preocupación. Estaba contenta. Ya tenía una amiguita. De repente aquella casa y aquel vecindario le parecieron muy lindos ya que le habían dado un regalo: una nueva amiga.

Autor: Sugey Robles (lee sobre ella aquí)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (6 votos, resultado: 7,33 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)