El Milano y la Gaviota

Una gaviota que siempre pescaba peces pequeños, se dio cuenta que tenía que pescar muchas veces al día y que sería mejor si de una sola pesca pudiera tener alimento para el resto del día.

Mientras pensaba en esto, al ver a un pelícano pescar y meterse el pez entero en su garganta, quedó asombrada y pensó que sería fabuloso si ella hacía lo mismo. Entonces miraba al pelícano cómo pescaba y trataba de aprender de ella.

Hasta que decidió que ya era hora de aplicar lo aprendido y se lanzó al mar. Atrapó su primer pez que tenía el mismo tamaño que ella. A duras penas pudo cargarlo mientras parecía que sus alas se iban a romper por tanto peso.

Entonces descendió sobre una roca con el pez. Un milano que estaba cerca la veía y le dijo:

-Vaya, es un pez muy grande para ti. Nunca he visto una gaviota como tú.

-He decidido dejar de pescar peces pequeños y ser como un pelícano.

Acto seguido a gaviota se metió todo el pez en la boca y sin poder respirar, intentó devolverlo pero no pudo. Falleció asfixiada.

gaviota1

Está bien superarse a sí mismo y pensar en grande pero hay que conocerse a uno mismo para no causar más daño que bien.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (6 votos, resultado: 5,17 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Esopo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)