El león, Prometeo y el elefante

Un león acostumbraba a quejarse ante Prometeo haciéndole reclamos continuos e inútiles a mas no poder diciendo:

Prometeo estoy muy agradecido por la belleza de mi piel, la fuerza de mis miembros y los dientes grandes y fuertes que me diste, ni que decir de mis mandíbulas, pero sabes? le tengo mucho temor al gallo y no sé porqué.

-Me acusas con ligereza, ¿Acaso no te conformas con todo lo que te he dado? ¿que más quieres! el problema no es tu condición física, tienes muchas virtudes, el problema es tu espíritu que flaquea, replicó Prometeo.

El león después de oír esto, insistió en lo mismo aceptando que era un pusilánime, destrozado por su situación tomo la decisión del suicidio. Es en ese momento cuando aparece muy cerca un elefante, como eran amigos se saludaron y empezaron a conversar un poco, entonces el león observaba que el elefante sacudía sus grandes orejas, se animo a preguntar porque lo hacía y el elefante respondió:

-¿Sabes? si no tuviera estas orejas tan grandes, ese mosquito que da vueltas por mi cabeza de seguro que se metería por mis orejas y allí si que tendrías problemas y muy serios. Con ellas yo las espanto y sol así se alejan, no quiero que me agarren desprevenido.

Entonces, después de oír atentamente el león, pensó mejor y se dijo a sí mismo:

-No sería justo, después de todo seguir pensando en morir, soy mas fuerte que el elefante y poseo otras habilidades, puedo defenderme mejor. Así como el gallo es mucho más fuerte que cualquier mosquito.

elefante, gallo y mosquito

A veces nos fijamos en pequeñas molestias y perdemos de vista nuestras fortalezas.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (4 votos, resultado: 9,75 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Esopo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)