El labrador y las grullas

Un campesino sembró maíz en uno de sus terrenos sin percatarse que las grullas se comerían el producto de su esfuerzo. Trataba de espantarlas con una de sus hondas agitándola de un lado a otro pero ellas no le hacían caso y seguían comiendo el maíz ignorándolo por completo. Un día, empezó a juntar algunas piedras y usando su honda las disparó contra ellas matando muchas grullas.

Las grullas entendieron que si continuaban en el campo morirían todas sin remedio, entre ellas renegaban del sembrador y decían: ¡Nos vamos pero pronto volveremos y allí vera! y como no querían morir, las pocas  grullas que quedaban emigraron a otro lugar y así el sembrador pudo recuperar lo que quedaba y continuar sembrando semillas.

grulla2

Lo que no entendemos con palabras, lo enteremos con acciones.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (6 votos, resultado: 8,50 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Esopo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)