El cuerpo de hierro

Se cuenta que hace muchos años, hubo un hombre de negocios muy reconocido, que poco a poco fue perdiendo la movilidad de su piernas, luego la de sus brazos hasta que todo su cuerpo quedo inmóvil. Extrañamente solo mantenía la movilidad de su cabeza y de sus facultades mentales.

Este empresario con apoyo de una asistenta y un teléfono continuo su trabajo con mucho entusiasmo, era admirable su actitud. Alrededor de su cuarto habían mensajes colgados que lo animaban como, “tu puedes, no estas solo, retroceder nunca, herido, mas no vencido”, y otras mas. El valiente hombre no se rendía pero además motivaba a sus amigos y clientes, pues cada vez que se despedía de ellos les decía:

-“Su feliz servidor”

¿Conoces a alguien que se queja de un resfrío, de un dolor de estómago o quizá por que la comida no es quizá lo que mas le gusta?. Bueno pues a ellos háblales de esta historia y diles que este hombre a pesar de la rigidez de su cuerpo, su voluntad tenía la fuerza y la dureza del hierro, era inquebrantable y mantenía la actitud de alegría que debiéramos tener todos por el simple hecho de tener mucho mas salud. Recuerda que esta es la actitud y mantengamos un espíritu alegre y lleno de gozo: “Aunque estemos lastimados, mas nunca estaremos vencidos vencidos”.

el-cuerpo-de-hierro

 

 

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (12 votos, resultado: 9,50 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)