El buey y la rana

Era una mañana muy calurosa en alguna parte de la sierra, y después de mucho trabajar un buey se acercó apresurado a un charco de agua pues desfallecía de mucha sed, empezando así a beber abundante agua. El buey no se dio cuenta que allí se encontraba un gran grupo de ranas muy jóvenes, una rana que estaba muy cerca del buey y dando saltos termino aplastada por el buey sin que este se diera cuenta, muriendo en el acto.

Al llegar al charco de agua, la madre pasó revista a sus hijas como todos los días acostumbraba hacer, al notar la ausencia de una de ellas pregunto donde se encontraba. Al oír la lamentable noticia, de la muerte por parte de una de sus hijas que preocupada por su madre, trataba de calmarla, vio que ella empezaba a hincharse como un globo de tanto enojo que parecía que iba a explotar.

La hija al ver esta actitud, sorprendida y temerosa llamo la atención de su madre y le dijo:

-¡Basta ya madre y deja de hincharte, tienes que controlar tu enojo y en vez de imitar el tamaño enorme de ese animal, solo conseguirás reventar y morir, nada más! por mi hermana ya nada podemos hacer. Por favor cálmate. Le dijo así la hija a la mamá rana que entre enojada y triste lloraba sin hallar consuelo.

rana muerta en el charco

No es bueno actuar con venganza, es mejor ser prudente.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (9 votos, resultado: 8,89 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Esopo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)