Dos niños y su viaje al cielo

Angela y José eran dos hermanos pequeños, que lamentablemente perdieron a sus padres en un accidente de tránsito. Estos niños no tenían más familia y vivían de la caridad de sus vecinos. La niña de nueve años,  era la mayor y hacía lo mejor que podía por su hermanito de solo cuatro años. Una mañana de verano, los vecinos extrañados al no ver a los niños salir a jugar como todos los días, tocaron la puerta de la casa donde vivían pero nadie respondió. Ellos no sabía que los niños dormían profundamente, pero era hora de desayunar y la vecina Rosa les llevaba el desayuno.

La noche anterior, los hermanitos se acostaron muy tarde cansados de jugar y conversar mucho sobre el lugar donde ahora vivían sus padres, pero ocurrió algo extraño. Los pequeños tuvieron un sueño. Ambos soñaron que sus padres estaban aún con ellos y que jugaban en un jardín con lindas ovejitas, un tigre muy grande que en realidad parecía un tierno gatito tan manso como una paloma y además habían leones que jugaban con los niños y no les hacían daño. Habían árboles, frutos exóticos y nunca faltaba el amor ni la comida. Realmente era un lugar donde todos desearían estar.

Seguramente ellos disfrutaban del amor de sus padres más que de todo lo que ellos veían en aquél paraíso. Sí, un paraíso, porque para los niños cuando son pequeños, el amor de sus padres lo es todo porque ilumina sus vidas. Estar allí les quitó la tristeza y ahora todo era felicidad, sentían el cielo en sus vidas. Angelita y José, no querían despertar de su sueño. Ellos querían seguir jugando pero sus padres los sentaron en el jardín y el padre dijo: “Hijitos míos, por amor a ustedes los trajimos en sueños hasta aquí para que vean que estamos bien. Los extrañamos mucho pero desde aquí los cuidamos.

Nunca se preocupen porque jamás estarán solos ya que estaremos con ustedes aunque no nos vean”. “Pero papito, yo me quiero quedar aquí contigo. No me dejes ir sin ti. No me iré si no vienes con nosotros”, decía el niño llorando desconsoladamente. Los padres tenían roto el corazón al ver a su niño tan triste y tuvieron que tomar una gran decisión. Para esto los vecinos cuando lograron entrar a la casa descubrieron con gran sorpresa que los niños seguían profundamente dormidos con una expresión muy dulce y felíz en el rostro, por que ahora estos niños eran dos angeles en el cielo al lado de sus padres.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (2 votos, resultado: 10,00 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comment (1) ¿Quieres dejar un comentario?