El medidor de la felicidad de Santa Claus

Este cuento para niños de navidad cuenta que una vez había un niñito llamado Manuel que estaba muy enojado con Santa Claus por que veía que otros niños que él consideraba que no eran tan buenos como él, recibían más regalos. Llegó el día de navidad y Manuel tenía un plan. Como estaba enojado con Santa Claus, quería encontrarse con él y reclamarle por qué a algunos niños les daba más regalos que a él. Entonces se escondió al costado de un mueble mirando y mirando la chimenea sin cerrar los ojos en ningún momento. De pronto se dio cuenta que se originó un pequeño ruido: ¡era el trineo de Santa Claus! Manuel ya no estaba tan molesto sino más emocionado que nunca. Apareció Papá Noel con su gran trineo y se apresuró a subir por la chimenea (estaba apurado porque se le había hecho tarde y le faltaban 20 países para terminar su trabajo). Entonces Papa Noel apurado bajó por la chimenea y al regresar para subir por el mismo lugar por donde había entrado, se encontró con Manuel con  un rostro que transmitía emoción y enojo al mismo tiempo. No eres justo, le dijo Manuel a Santa Claus. Le contó a Santa Claus por qué estaba molesto con él.

Santa sonrió y le dijo a Manuel que lo que pasaba era que en realidad recibían más regalos los niños que él consideraba qué eran menos felices. Ven y te mostraré, le dijo Santa Claus. Antes teníamos otras formas de medir cuántos regalos debíamos entregar pero no dio buenos resultados hasta que inventamos un medidor que nos hiciera saber cuan felices podíamos hacer a todos los niños del mundo y resultó, porque nos enviaron miles de cartas agradeciéndonos por nuestro trabajo.

niña con regalos cuentos cortos para niños

Pues yo creo que ese medidor de la felicidad está malogrado porque a mí me tocan pocos regalos, reclamó Manuel. A lo que Santa respondió: Funciona muy bien, lo que pasa es que los niños que no tienen amor, ni a sus padres, ni amigos y que sufren mucho son los que tienen que recibir más para que se sientan felices, en cambio los niños como tú que sí tienen amigos y familia que los quieren y no están solos no te deberían importar tanto las cosas materiales. Tienes mucho más que ellos y en realidad necesitas menos cosas materiales. Nuestro medidor de la felicidad nos ha indicado que tú, en el fondo, no necesitas cosas materiales y eres feliz. Mira dentro de ti y sabrás que eres feliz. Esa navidad Manuel acompañó a Santa Claus a repartir los juguetes viendo que todo era verdad y decidió dar cada día de su vida a los niños parte del amor y la felicidad que él sí tenía. Manuel comprendió que hay cosas mucho más valiosas que los regalos materiales. Y colorín colorado, este cuento para niños de navidad se ha terminado.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (3 votos, resultado: 9,00 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (2) ¿Quieres dejar un comentario?