El gigante egoísta

El gigante egoísta

Autor: Paty Cuentacuentos







Este cuento corto de navidad para niños cuenta que hubo una vez, en un lugar muy pero muy lejano, un gigante más gruñón que el Grinch. El gigante se llamaba Oscardogro Wilderiano, más conocido como Óscar simplemente. El gigante Oscar vivía solo en una cabaña, en lugar un poco alejado. Era un gigante que odiaba la navidad y nunca trataba bien a nadie, ni siquiera a los niños. Para colmo era un gigante muy egoísta. Todos le tenían miedo y antipatía.

Se acercaba la navidad y el gigante como siempre, estuvo solo en su casa comiendo lo que había pescado en el río en la mañana. De pronto unos niños pequeños y muy curiosos, se acercaron a mirar por la ventana mientras el gigante comía.  El gigante no los vio, pero de pronto volteó a mirar hacia la misma ventana por donde estaban husmeando los niños y los niños tuvieron que esconderse rápidamente. El gigante no los vio y siguió comiendo. De pronto el gigante lo que hizo fue llevarse a la boca unos pasteles que se había hecho él mismo el día anterior. Los pasteles le embarraron toda la boca y la niña que era más pequeña no pudo evitar reírse. Entonces el gigante los descubrió y se acercó rápidamente a ellos. “Ajá, conque espiándome por la ventana. ¿Saben ustedes lo que hago con los niños que me espían? ¡Me los como!”, les dijo el gigante egoísta.

Antes de seguir leyendo, aprieta estos botones sociales de Facebook, Twitter y Google Plus para que estés enterado cuando publiquemos otro cuento:





La niña no estaba asustada pero el niño sí y por eso este último se puso a llorar.  El gigante lo miraba y lo miraba sin decirle nada al niño que lloraba. Entonces, el gigante le preguntó por qué lloraba (aunque era evidente por qué). El niño le respondió fuerte: “Porque me das miedo”. Entonces el gigante no supo qué decir. El gigante, aunque llevaba años tratando mal a la gente, era la primera vez que sintió que lastimaba a la gente. Por primera vez en su larga vida, el gigante sintió la necesidad de pedir disculpas. Decidió que con su actitud, siempre lastimaría a los demás y por ello decidió ser benévolo. Cuando llegó la navidad, el gigante invitó a algunos aldeanos a su casa a probar algunos pasteles que él preparó y les dijo que en realidad él no era malo, sino que en los cuentos que él leía de pequeño leyó que los gigantes casi siempre se portaban mal y por ello se había acostumbrado a ser así.

 El gigante egoísta

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.8/10 (12 votes cast)
El gigante egoísta, 7.8 out of 10 based on 12 ratings

Comparte:





5 Comentarios

  1. alegandra
    estuvo genial lo quiero leer otraves
    Deja un comentario 05/02 at 18:54
    • luisa fernanda montoya
      me parecio muy lindo este cuento ya que nos enseña a no ser egoistas porque por culpa de el egoismo podemos perder a nuestros seres queridos
      Deja un comentario 19/03 at 16:45
  2. paola rivas
    mmmmmm :( no era lo ke yo buscaba pero esta bn bonito ese kuento
    Deja un comentario 11/09 at 17:17
  3. Pipo
    Muy lindo
    Deja un comentario 23/02 at 22:24
  4. javiera
    bueno
    Deja un comentario 12/09 at 15:43

Deja un comentario