Aurelia la pulguita

Tenemos a una singular protagonista llamada Aurelia.

Aurelia era una pulguita que después de la muerte de su padre había heredado muchísimo dinero y se había convertido en la pulguita más rica de toda la zona en la que vivían, que era un pequeño pueblo llamado bichiworld.

Aurelia la pulguita

Con el tiempo, Aurelia la pulguita, comenzó a sentir ganas de viajar muy lejos, sentía que se aburría demasiado y con todo el dinero que su padre le había dejado, ella podía sacar muchas más cosas y sobre todo, volar alrededor del mundo para poder conocer todos los lugares. Así que Aurelia contrato un avión privado, se puso sus mejores ropas y comenzó a viajar por el mundo sin pararse a pensar en nada de lo que dejaba atrás.

Nuestra pulguita, dejo atrás a todos sus amigos, ya que no los sentía tan importantes como ella, ya que al fin y al cabo, ella era por fin una pulga rica y tenía que tener otro tipo de amigos.

Aurelia recorrido todo el mundo y vio lugares que jamás imagino, pero con el paso de los días, nuestra pulguita comenzaba a sentirse más y más sola y muy triste.

No había una tarde en la cual no se acordará de sus amigas con las que jugaba hasta que anochecía o de panchito al cual amaba locamente desde su infancia.

La nostalgia era cada vez más fuerte y Aurelia llegó incluso a enfermar por lo que tuvo que regresar a bichiworld.

Un poco antes de llegar a su casa, Aurelia comenzó a ver como muchas pulguitas estaban entrando al mismo lugar, una tras otra en fila, con unas granes ollas y regalos en las manos. Curiosa por ver lo que pasaba decidió acercarse y se dio cuenta que el lugar era un albergue para pulguitas bebé y familias e pulguitas sin hogar.

Con muchas ganas de ver lo que estaba pasando dentro, la pulguita Aurelia entro y se dio cuenta de los felices que eran las personas dentro.

Algunas pulguitas estaban cantando en una esquina y otras pulguitas estaban ayudando a las pulguitas sin familia. En un momento determinado, nuestra pulguita Aurelia se vio llena de felicidad sin saber muy bien porqué, comenzó a sentir la calidez de tantas personas juntas y hasta ella misma sintió ganas de ayudar. De repente, Aurelia ya no se sentía enferma y hasta su humor había cambiado.

En ese momento, Aurelia se dio cuenta que la verdadera riqueza está en las cosas que compartes con los demás y que por mucho dinero que tengas, si eres avaricioso y te comportas de forma altanera, al final eres tan pobre tan pobre que solo tienes dinero.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (36 votos, resultado: 8,47 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (3) ¿Quieres dejar un comentario?