Ana y la botella misteriosa

Este cuento corto de navidad para niños cuenta que había una vez una niña llamada Ana a la que le gustaba pasear por la playa. Un caluroso día de verano, ella caminaba por la arena cuando vio que de repente a los lejos apareció una botella que parecía haber sido traída por las olas del mar. Entonces ella se preguntó: ¿Habrá algo en la botella? Entonces, como ella era una niña muy curiosa, decidió correr hacia la botella para brirla y sacarse la curiosidad que le hacía cosquillas las manos.

Entonces cuando llegó a la botella, la abrió y grande fué su sorpresa que encontró una nota en un papelito algo viejo. Ana ya había aprendido a leer en la escuela, así que leyó la nota y por alguna razón se puso feliz. Luego de terminar de leer la nota , se fue corriendo a su casa y alistó su mochila con algo de ropa. Cuando su mamá le preguntó que hacía y entonces Ana le contó lo que había encontrado y lo que decía la nota. Su mamá sonrió y le dijo que esas cosas no son ciertas; que no sea inocente creyendo esas cosas. Entonces Ana se quedó pensando en eso que le dijo su mamá. Luego de cenar, Ana fue a su cama y no podía esperar a que amaneciera pues aunque su mamá la había desanimado de cierta manera, más grande era su curiosidad. Ana vivía solo con su mamá y al día siguiente era Navidad y como siempre, no la pasaban bien en su casa pues eran pobres. Nunca tuvieron regalos ni comieron panetón en Navidad. Pensar y recordar eso, hizo que Ana quiera aún más hacer ese pequeño viaje.

Al día siguiente salió a pasear por la playa, como siempre lo hacía, pero esta vez con la mochila que alistó el día anterior. Entonces muy entusiasmada, la niña consiguió un bote y lo utilizó para ir a una pequeña isla que quedaba muy cerca de la costa. La isla se llamaba “La esperanza”. Ella apenas llegó a la isla, se dirigió a una casita vieja y ella empezó a buscar en ella tal como había leído en la nota. Al llegar a su casa, su mamá quedó muy sorprendida: Su hija había traído un bote lleno de joyas de oro. Se hicieron ricas y pasaron una navidad las dos solitas pero más feliz que nunca.

ANA-Y-LA-BOTELLA-MISTERIOSA

Entonces, amigo(a) o amiguito(a) lector(a), ¿quieres saber qué decía la nota que encontró la pequeña Ana en la botella? Te lo diré. Decía lo siguiente:

“A la persona que encuentre esta nota: Sepa que hay un tesoro escondido en la isla llamada La Esperanza, para aquel que se atreva a creerme. El tesoro está debajo de un baúl viejo pero no pesado, en la única cabañita que existe en la isla. Sin más explicaciones, me despido en mi lecho de muerte no sin antes decir que muchas veces la imaginación e inocencia de un niño o niña puede ser muy recomendable tener y por el contrario algunas veces no conviene ser muy racional e incrédulo. Nunca perder la esperanza, deben. Ahora sí me despido………El pirata Jack

Y colorín colorado, este cuento corto de navidad para niños se ha terminado.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (11 votos, resultado: 6,82 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (2) ¿Quieres dejar un comentario?